8 cosas que cambian cuando te vas a vivir al extranjero

Vivir en el extranjero, incluso si no es por mucho tiempo, es algo que cambia tu vida. A mejor en la mayoría de los casos. Te enfrentas a nuevos retos, descubres facetas de ti que ni tú mismo sabías que existían. Te sorprendes y dejas que el mundo te sorprenda. Aprendes y expandes tus conocimientos. Olvidas cosas y con un empujón y algunas lecciones creces en humildad. Evolucionas. Echas de menos tu antigua vida… pero creas recuerdos inolvidables. Si has vivido alguna una temporada fuera de casa, seguro que entenderás estas 8 cosas que pasan cuando vives en otro país, sin importar cuanto tiempo haya sido:

 

1. LA PALABRA RUTINA DEJA DE EXISTIR

Cuando tomas la decisión de irte, tu vida se convierte en una montaña rusa de emociones, aprendizaje e improvisación. Por un tiempo te olvidas de lo que es la rutina. Lugares nueos, gente nueva, retos…

 

 

2. APRENDES LO QUE ES LA PACIENCIA Y PEDIR AYUDA

En otro país, las cosas más insignificantes pueden convertirse en un reto. Al principio sentirás un poco de humillación al pedir ayuda a quien te rodea para encontrar una palabra, coger un autobús, hacer papeleo o muchas cosas más. Hay momentos de desespero, pero serás paciente y estarás de acuerdo en que hay momentos en los que pedir ayuda es inevitable. Y que ese sentimiento de incomodidad irá desapareciendo cuando te des cuenta de que puedes hacer muchas más cosas.

 

3. TE SIENTES MÁS LIBRE

Seguirás siendo igual de libre que antes pero el sentimiento será diferente. Si has podido dejar la comodidad de tu casa y te va bien estando tan lejos, sentirás que puedes hacer cualquier cosa. Ahora sabes que es posible meter todo en una maleta e ir a cualquier sitio en un solo día. Comenzar de cero se convierte en algo muy fácil.

 

 

4. YA NO HABLAS EN UN SOLO IDIOMA

Todos los días aprenderás algo nuevo sobre el idioma, pero olvidarás un poco del tuyo. Las palabras se te escapan en otro idioma, utilizas expresiones en el idioma equivocado y te das cuenta de que ya incluso piensas en tu segundo idioma.

 

5. LA LINEA QUE SEPARA LO NORMAL DE LO EXTRAÑO SE VUELVE BORROSA

Vivir en otro país y viajar te hace darte cuenta que lo normal es lo mismo que lo socialmente aceptado. Por eso cuando te sumerges en otra cultura tu concepto de normalidad cambia. Te enseña que hay otras maneras de hacer las cosas y te sorprenderá, porque esa forma de hacer las cosas anes era impensable para ti.

 

6. TU PERCEPCIÓN DEL TIEMPO SE DESVANECE

Lejos, parece que el tiempo pasa muy despacio, mientras que en tu nuevo hogar los días pasan volando. Aprendes a medir el tiempo en pequeños momentos, ya sea una llamada por Skype con tu familia o una cerveza con tus nuevos amigos.

 

7. TE DAS CUENTA QUE NO IMPORTA EL DÓNDE, SINO EL CUANDO, EL COMO Y CON QUIÉN

En el fondo sabes que no echas de menos un sitio, sino la mágica combinación del sitio, el momento y la gente que te rodea. Te invade la nostalgia en el momento menos esperado, echas de menos detalles que nunca imaginarías y darías lo que fuera por poder volver a ese momento de nuevo.

 

 

 

 

8. CUANDO VUELVES TODO SIGUE COMO SIEMPRE

Te sorprenderá darte cuenta que todo sigue a su ritmo, nada ha cambiado. Tu te llenarás de nuevas experiencias mientras que los demás continuan con su rutina diaria. Ahí te darás cuenta que la vida no se para por nadie…

 

 

Así que si no has vivido esta experiencia aún o te mueres por volver a sentir lo mismo otra vez, puedes hacerlo. Contacta con nosotros para comenzar tu nueva aventura.

 

Categories:


Erasmus+ Tags: , , , , , , , , ,